Ciencia y Salud
Mirar, sentir, pensar como Dios o Jesús


Madeleine Hemelberg. Enero 22 de 2019



Camine con Dios

¿Problemas? ¿Achaques y dolores? ¿Cansancio? ¿Inseguridad ante el futuro? ¡Camine con Dios!


Piense en el Amor divino. El Amor es Dios. ¿Qué está haciendo el Amor divino ahora mismo? ¿Qué ve el Amor? ¿Cómo siente el Amor divino? Caminar con el Amor, es ver lo que el Amor está haciendo. Ver lo que el Amor está viendo. Sentir lo que el Amor está sintiendo. El Amor se está expresando a sí mismo — en amor. El Amor es el gran creador de toda realidad, y ve su propia gracia reflejada. El reflejo es la creación. Abra los ojos para ver la gracia divina y el Amor está allí, a cada paso. ¡Sienta el Amor! ¡Ame! Siéntase amado. La creación del Amor es el hombre. Al amar al hombre como el Amor ama al hombre, usted y el Amor sienten el mismo amor.


Camine con el Principio. El Principio es Dios, el origen de todo. Es Todo. No dé un paso sin sentir que el Principio es Todo y el que origina todo. La justicia es del Principio, no de los hombres. El hombre es del Principio — su expresión. Vea al hombre creado por el Principio, vea el universo creado por el Principio, vea que todo es bueno. “Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera”. [1]  Mire hacia arriba y vea al hombre perfecto. Mire hacia arriba y camine con el Principio en el universo bueno de Dios.


Camine con la Vida. De la mano con ella avance en la salud de la Vida. Ritmo eterno. Mary Baker Eddy escribe en el libro de texto de la Ciencia * , Ciencia y Salud con Clave de las Escrituras: “Lo infinito no tiene principio. Esta palabra principio se emplea para significar lo único, — es decir, la eterna realidad y unidad de Dios y el hombre, incluso el universo”. [2] Haga que cada pensamiento camine con la Vida, “en el principio”. Mire por doquier y la Vida es hermosa.


Camine con la Mente. Por todas partes está la idea de la Mente, para que se vea, se comprenda, se ame. ¡Mire, comprenda, ame! Al hacerlo, descubre que usted es una de las ideas. Su Padre-Madre Mente lo conoce. Lo comprende. Lo ama.


Camine con el Alma. Auséntese “del cuerpo” y preséntese “al señor” [3] — al Alma incorpórea. Diga “yo” pensando sólo en la idea espiritual del Alma, no en un cuerpo. Diga “yo” y esté consciente del yo como la expresión del Yo soy. Rechace la obstinación. Acepte, el arte y diseño e identidad científicos del Alma. Conozca la belleza del ser ilimitado. Reconozca la consciencia sólo como divina, como la expresión del Alma, expresándose a sí misma. Sienta la originalidad del Alma. Identifíquese como una idea original del poder creativo del Alma. No se deje engañar por errores del embotamiento, el estancamiento, la limitación, la artificialidad. Disfrute de la brillantez de la identidad siempre nueva e infinita, manifestándose constantemente en el Alma.


Camine con el Espíritu. Mire hacia el Espíritu — el ser eterno — haga a un lado la materia — la nada que limita, que se desmorona, que decae. Que su comprensión lo lleve más allá de la falsa energía eléctrica a la energía espiritual. No trate de ver formaciones atómicas; vea sólo formas espirituales — bondad, inteligencia, pureza, amor — substancia verdadera. Vea por doquier lo espiritual por encima de lo material. El hombre es la imagen del Espíritu. Encuentre el Espíritu y encontrará al hombre. Deshágase del hombre material — personalidad, conflicto, voluntad, error, mortalidad, y encuentre al hombre verdadero. No dependa de nada, excepto del Espíritu, que jamás contiende, excepto con la materialidad, que es la nada, que nunca está insatisfecho, nunca inseguro, que vive eternamente.


Camine con la Verdad. Busque lo verdadero. En las palabras de Cristo Jesús, “no se haga mi voluntad, sino la tuya”. [4] La Verdad, Dios, hace todas las cosas que son verdaderas. Encuentre lo que es verdadero y esto es de Dios. Mas lo que es verdadero es del Amor, Principio, Mente, Alma, Espíritu, Verdad. ¡Mire al norte, sur, este, oeste, arriba, abajo, afuera, adentro! La idea de la Verdad está en todas partes. Cuando esta idea se ve, el error desaparece. La Verdad es luz. El error es obscuridad. Camine con la Verdad y vea la irrealidad de los problemas, y la realidad de la perfección de la Verdad. El amor es real; el odio y el temor son irreales. La justicia es verdadera, la injusticia no lo es. La salud es verdadera; la enfermedad y la muerte no lo son. La belleza está presente; la fealdad no existe. La idea es substancia; las formas de la materia son insubstanciales.


Para caminar con dios hay que dar un solo paso a la vez. Quizá nuestro primer paso sea desear algo más allá del sentido material del ser. O quizá tengamos una vislumbre de una idea espiritual brillante que queremos lograr. Cada uno puede dar un solo paso y esto es todo lo que cada uno puede dar a la vez.


Con cada paso que damos con lo que ahora comprendemos de Dios, encontramos que Él ya está con nosotros. Está siempre presente, siempre poderoso, siempre dispuesto a ser para nosotros lo que Él siempre es. Con Su ayuda, nuestro primer paso nos prepara para el segundo, y el tercero, y así sucesivamente. Entonces dejamos atrás los problemas, achaques y dolores, el agotamiento, las irregularidades, se vuelven insignificantes, y desaparecen. Con Dios y nosotros todo está bien.



Madeleine Hemelberg.
Coach life espiritual
Teóloga
Científica Metafísica Sanadora
Practicista Metafísica de la Christian Sciense 


1. Gén. 1:31;  

2. Ciencia y Salud, pág. 502;  

3. 2 Cor. 5:8;  

4. Lucas 22:42.  


[ Modified: Wednesday, 23 January 2019, 10:12 AM ]