Picture of Administración ACP
by Administración ACP - Tuesday, 15 January 2019, 11:53 PM

 

Emociones, energía en movimiento


Dra. Beatriz Quintero. Enero 15 de 2019


Las emociones resultan de procesos que suceden en nuestro organismo, iniciados por cambios químicos cerebrales que forman parte de nuestra biología. La forma en que nuestro cerebro percibe estos cambios lo llamamos sentimientos o sensaciones, esenciales para solucionar problemas y en la toma de decisiones.


Las emociones están basadas en situaciones vividas en el pasado generalmente inconscientes. Algunas personas no hacen distinciones y sólo experimentan lo bueno contra lo malo. Otras centran su atención solo en sentirse mal dejando afuera cualquier otra cosa. Para ellos la botella está casi vacía cuando está a la mitad.


Y ¿qué es una emoción? La palabra emoción del latín emovere, verbo «motere» que significa mover y el prefijo «e» que implica alejarse; entonces, una emoción es un impulso que nos invita a actuar. El cómo y cuándo lo determina el tipo de emoción.


Está comprobado científicamente que el positivismo y emociones como alegría, felicidad y la risa, liberan hormonas que fortalecen el sistema inmunológico. Las emociones negativas actúan contrariamente y causan debilitamiento del sistema inmune, haciéndonos más propensos a enfermarnos.


La mayoría de nuestras emociones negativas derivan de cuestiones no resueltas del pasado. Cuando no se manejan apropiadamente las emociones, se convierten en una forma de energía dañina incontrolable.


¿Pueden las emociones desencadenar molestias físicas? Seguro que sí, y dependerá del tipo de sentimiento que nos invada. La conexión cuerpo-mente es mucho más fuerte de lo que pensamos.


Por ejemplo: 

  • Sentir dolor en el cuello nos podría indicar la incapacidad para ver diferentes perspectivas. 
  • Dolor inexplicable en caderas puede indicar que el miedo a avanzar nos invade, posiblemente por no sentirnos con capacidad de tomar decisiones importantes. 
  • Dolor en espalda alta está relacionado con desamor, tristeza, miedo; y en espalda baja está relacionado con productividad y sexualidad. 
  • Dolor de rodillas indica miedo, orgullo y falta de dominio sobre el ego. 
  • La tristeza influye en nuestras energías y motivación, produciendo fatiga y exceso de cansancio.


La clave para curarse, es llegar a la emoción que genera el conflicto desencadenando la enfermedad o desarmonía. Al llegar a ella, se toma conciencia y por consiguiente hay sanación. Así, la salud no es más que el equilibrio entre lo que se siente, se piensa y se hace.


Las emociones se expresen o no, deben aceptarse sin la carga, reconocer que sentimos de cierta manera y liberarla; así, conscientemente recibimos el mensaje de nuestro subconsciente “gracias por advertirme; veo el peligro y estaré alerta”. Una vez reconocido el mensaje, podemos desecharlo, asumiendo nuestra responsabilidad. Así permanecemos relajados y listos.


El Psicólogo y padre de la bioneuroemoción, Enrik Corbera resalta “tomar conciencia no es entender”, sino generar una nueva conexión neuronal que lleve a la práctica el cambio necesario. 


Cuando los pensamientos y emociones negativas traten de apoderarse de nuestra vida y salud, debemos tomarnos unos minutos para reflexionar y meditar si en verdad vale la pena gastar nuestras energías en ese pensamiento y aprender a no aferrarnos al escenario siempre cambiante que llamamos vida.



Dra. Beatriz Quintero
Médica Cirujana
Especialista en Medicina Familiar
Psiconeuroinmunoendocrinología

[ Modified: Wednesday, 16 January 2019, 12:05 AM ]