Picture of Administración ACP
by Administración ACP - Friday, 15 February 2019, 6:28 PM

 

EN BUSCA DEL ENEMIGO


Helen N. Prokesch. Consteladora y  kinesióloga certificada. Febrero 15 de 2019


Parece que si hay algo, aunque yo diría que es  mucho más que un aspecto solo, que la humanidad comparte, es estar de acuerdo en que para todo hay un enemigo, o un culpable de porque no somos, no estamos, no tenemos, no logramos, no... lo que sea que consideramos que sí deberíamos ser, tener, lograr,...


¿Y qué no somos? Pues no somos felices, no tenemos paz de espíritu o cosas materiales, no logramos las vivencias que consideramos deberíamos tener para ser felices, ni el merecimiento tras esfuerzo o sufrimiento..., no logramos el amor, el dinero, el ascenso, el reconocimiento familiar o laboral,...lo que sea, siempre hay un obstáculo.


En el mundo de la espiritualidad o crecimiento personal se llama EGO. A estas alturas de mi vida empiezo a sentir cierta compasión por el ego, compasión que va adquiriendo mayores dimensiones cuanto más lo usan como blanco perfecto para explicar por qué estamos tan separados de todo lo bueno, positivo, del amor y de Dios.


EGO del latín Yo, primera persona del singular en la gramática, nos indica ante todo y sobre todo que yo veo el mundo a través de ese Yo. Ese YO con el que me identifico. El YO que nace de los millones de sinapsis y redes neuronales que se han ramificado y fortificado en mi cerebro. El YO producto de un impulso tan primitivo y básico que es el de la supervivencia y adaptación al medio, y suele ser un medio hostil, porque hasta las familias más bien avenidas no están libres de conflictos, ni de enredos, ni de secretos en sus sistemas familiares...aquí nadie está libre de "pecado", "error", "conflicto", "distorsión", "interpretación", "limitación", "escasez de cualquier tipo",... y todas las familias tienen un "pasado" al que hay que adaptarse y al que hay que sobrevivir.


Aunque Freud hablaba de tres tipos del YO, el yo, el súper yo y el ello, lo hemos logrado reducir a un único YO. Y así parece que podemos combatir mejor el "mal". Los que no investigan lo suficiente se dejan arrastrar por esa tendencia tan básica que en verdad se fundamenta en un nivel de percepción muy básico: si no es bueno, es malo. Y el EGO como tal tiene que ser malo, porque muchos, más de la cuenta, usan ese término para señalar al malo de la película de mi vida, ya que no puedo culpar a nadie más. Porque si quiero seguir en una senda espiritual o de crecimiento personal, ya se sabe, tengo que asumir mi responsabilidad o no va a haber cambio. Por lo que si la agresión no puede ir hacia fuera, la llevaremos hacia adentro. Y como yo, desde mi parte consciente, deseo  ser lo más perfecto posible para vivir una vida lo más libre de de dolor posible, y eso no casa con señalar hacia fuera porque por la ley del espejo en verdad me estoy señalando yo a mí mismo en lo que proyecto en el otro, el EGO me viene como anillo al dedo. Ya tengo el enemigo en casa reconocido y aceptado en el mundillo del crecimiento personal o espiritual. Así que, ¿qué hago? Pues unirme a la voz de la mayoría, todos juntos, apoyados los unos por los otros nos cebamos con el EGO, enemigo de la unión con Dios, enemigo de mi paz interior, enemigo de...lo que cada cual quiera... Y como si estuviéramos en la santa inquisición voy a las cruzadas en nombre de Dios a recuperar mi capacidad de sentirme uno con la divinidad, con el amor y ser todo OM, destruyendo, anulando, guerreando, deseoso de deshacerme del EGO, despreciándolo.


¿Qué pasaría si yo, y en esto no estoy sola, aunque nuestras voces no sean tan altas aún, os dijera que le debemos mucho al EGO y que nos ha ayudado a todos a llegar hasta aquí? Hasta este texto...


¿Qué pasaría si quisiéramos ver al EGO con amor y gratitud? ¿ Si decidiéramos integrarlo en vez de erradicarlo o condenarlo a muerte?


¿Qué pasaría si quisiéramos entender por qué le hemos necesitado, cómo integrarlo, cómo liberarlo del rol de "malo"?


¿Qué pasaría si volver a casa es algo tan simple y complejo como reunificar todas mis partes internas y el EGO es una de ellas? ¿Dónde la suma de todas mis partes es el gran encuentro que estoy buscando, el reencuentro conmigo mismo?


Lo dejaré aquí para que dentro de tu libre albedrío puedas decidir si absuelves, liberas a tu EGO o si lo sigues demonizando, culpando, responsabilizando...


Aquello que te lleve a la paz es la respuesta....


Y si la respuesta es ir absolverlo, integrarlo... nos encontraremos por aquí con más artículos...


[ Modified: Saturday, 16 February 2019, 1:48 AM ]